Saltar al contenido

Revolución Digital

septiembre 14, 2011

La verdadera revolución hoy en día es la digital. Gracias a los celulares, las computadoras, Internet y a las redes sociales, las masas son hoy las protagonistas. La lucha de clases se convirtió en un cachivache obsoleto fuera de moda.

La fuerza movilizadora del chip está produciendo la verdadera emancipación. La tendencia a la soledad humana se ha revertido y ahora cualquiera consigue amigos, novias y demás afectos por Facebook.

Hoy, cada 20 minutos se comparten 1.000.000 de links a través de esta red. Se envían 1.500.000 invitaciones a eventos. Se aceptan 2 millones de solicitudes de amistad. Se mandan 2,7 millones de mensajes personales y 1.300.000 millones de fotos.

En menos de media hora 10 millones de comentarios se generan a través de Facebook y frente los viejos marxistas revolucionarios no han podido hacer una sola, nueva e interesante reflexión.

Es cierto que los grandes medios imponían una sola dirección a la información. Que en radio, prensa o TV, lo que usualmente se conseguía sobre un tema era la visión del medio sobre el hecho. Por mucho profesionalismo que pudiera invocarse, predominaban la opinión de dueños o directivos a la hora de enfocar una noticia.

Estos nuevos medios rompieron ese esquema. Ahora hay retroalimentación, es decir feedback. Las corrientes de opinión surgen de los usuarios, de sus necesidades y auténticos puntos de vista. En Twitter o Facebook la influencia de la propaganda o de la publicidad no es lo determinante.

Los códigos para generar seguidores son otros. La credibilidad, la honestidad y lo afectivo privan a la hora del surgimiento de un treding topic.

En el Medio Oriente las redes sociales fueron uno de los factores más importante para derrumbar gobiernos muy fuertes, enquistados por años en el poder.

En una realidad controlada, la mayoría los medios audiovisuales o impresos en manos del Estado, las redes sociales han resultado ser una herramienta de organización y movilización tan o más eficaz que un partido político.

Frente a esta nueva realidad la reflexión que ha hecho la vieja izquierda ha resultado típica. Facebook con 700 y Twitter con 200 millones de seguidores son armas del imperio para influir en la mente de los más débiles y, a través de la manipulación y el chantaje, evitar el avance del cambio social y la liberación de los pueblos.

Cierto que más del 50% de los seguidores de Twitter tiene entre 18 y 35 años. Es un error ver eso como una tragedia. Al contrario, ahora los más pobres y débiles tienen cómo interactuar y defenderse.

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: